Contenido principal

Presidente

Inauguración Curso Universitario 2010-2011 (17/09/2010)

 

Los murcianos hemos recorrido juntos un largo camino a través de la Historia. Como Comunidad Autónoma, lo hemos hecho a lo largo de casi tres décadas, en las que hemos obtenido múltiples logros de los que sentirnos justamente orgullosos. Años en los que se han creado instituciones y organismos que han contribuido en buena manera a la mejora de toda una sociedad.

De entre todas ellas, merece destacar, por su prestigio, por su labor contrastada, por la extraordinaria contribución al desarrollo de la Región de Murcia, el gran trabajo desarrollado por nuestras Universidad.

Instituciones de raíz centenaria, que han sabido renovarse y modernizarse, que son capaces de aunar, como bien representa este acto, tradición y modernidad.

Acudir, como cada año, a la apertura del Curso Académico en nuestras universidades, supone para mí una gran satisfacción y orgullo. Este año, además, con la novedad de haber acordado, como buena muestra de colaboración e implicación conjunta en el desempeño de sus funciones, realizar las dos universidades un acto conjunto, que a partir de ahora se llevará a cabo de forma alternativa en la sede de cada una de ellas.

Por tanto, quiero que sean mis primeras palabras de felicitación por esta iniciativa, que hace más grande a la universidad pública de la Región de Murcia y, ciertamente, simboliza y traza un camino de colaboración mutua y de entendimiento, una vez consolidadas y diferenciadas las dos universidades, sin renunciar cada una de ellas a su identidad. Me referiré después a este asunto.

Quisiera también felicitar al Doctor Don Francisco Jarauta, catedrático de Filosofía de la Universidad de Murcia, por su excelente lección magistral y por lo acertado del tema. Hablar hoy del futuro de Europa es no sólo necesario, sino oportuno, para conocer hacia dónde vamos, después de una crisis global, que ha impactado en los países europeos y ha sacudido los cimientos, a todos los niveles, de la propia Unión Europea, poniendo a prueba la cohesión social, financiera y política de una de las grandes potencias económicas del mundo.

Por donde vaya Europa, deben ir los estados, las regiones y los ciudadanos europeos. Tras mi elección para desempeñar el puesto de Presidente del Comité de las Regiones, he tenido la oportunidad de reafirmar el compromiso de los murcianos por Europa, por su presente y por el futuro que nos espera.

Los diversos tratados por los que se rige la Unión Europea han ido consolidando este Comité, que constituye una plataforma fundamental para defender los intereses de las regiones, y por tanto de nuestra Comunidad Autónoma, en el marco de la elaboración de la legislación europea en temas de importancia para nuestra Región como los transportes, la sequía, la acuicultura o la innovación y, lo más importante, en la generación de los Fondos Estructurales.

Las regiones tienen mucho que decir en la construcción de Europa y en su política económica y de cohesión. El Tratado de Lisboa atribuye mayores funciones al Comité de las Regiones al reforzar su perfil político e institucional; por tanto, me ocupa y preocupa Europa.

En eso estoy con Ortega, cuando ante el problema de España, señalaba a Europa como la solución, y comparto con Robert Schuman, uno de los padres de la nueva Europa, uno de los objetivos que formulaba en la Conferencia de Luxemburgo de 1953: “Debemos y queremos devolverle a Europa su irradiación, su fuerza e independencia; en otras palabras, deseamos que esté nuevamente presente en su misión secular de guía y arbitro”.

Como ha dicho el Profesor Jarauta, refiriéndose a Edmund Husserl, precisamos de esa identidad espiritual, más allá de la geografía. Europa y los europeos, por nuestra cultura y tradiciones y también por nuestra historia, debemos contribuir a descubrir la utopía en el pensamiento contemporáneo.

El Profesor Jarauta ha expuesto, desde su perspectiva y amplios conocimientos, cuál ha sido la trayectoria europea y cuál es su futuro en un mundo globalizado, pero desde el punto de vista del pensamiento. Felicidades por su análisis desde el extenso conocimiento que tiene del pensamiento y de la cultura europea.

Está claro, que Europa necesita recuperar el liderazgo de antaño, debe de actuar con decisión y afrontar importantes reformas que den respuesta a los retos de una sociedad y de una economía más globalizada.

Un liderazgo claro y resuelto, con una sostenida capacidad de diálogo; coraje político y ambición colectiva en un proyecto común, que no sólo es un mercado, una unión económica y monetaria, una economía que aspira a ser inteligente, sostenible e integradora, con altos niveles de empleo, de productividad y de cohesión social, sino principalmente una unión de valores y un compromiso con esos valores universales.

‘Europa 2020’, estrategia aprobada por la Unión Europea para propiciar un crecimiento sostenible, incide en estos objetivos y propone importantes reformas en todos los ámbitos y, por supuesto, en el de la innovación, la formación y las capacidades.

En fin, hoy no es el día para que yo diserte sobre Europa, porque lo ha hecho y bien el profesor que ha pronunciado la lección magistral, pero sepan Uds., - y en eso coincido con el Profesor Jarauta – que la unión hace la fuerza y nunca mejor dicho, la Unión Europea es nuestra fuerza.

Quisiera felicitar también al profesor Agustín Miñana Aznar, distinguido por el Consejo Social de la Universidad de Murcia con el Premio “José Loustau” al espíritu universitario y a los valores humanos. El profesor Miñana, catedrático de Química Técnica en esta Universidad, es un ejemplo de universitario cabal, comprometido, abierto a la reflexión y al dialogo, solidario, pero también de espíritu crítico y participativo. Valores que, sin duda alguna, ha tenido en cuenta el Jurado de este prestigioso premio, que rinde homenaje a D. José Loustau Gómez de Membrillera, profesor, científico y Rector que fue de esta Universidad en años sumamente complicados y difíciles y cuyos familiares tenemos el honor de tener hoy con nosotros. Enhorabuena al Consejo Social por esta iniciativa y al profesor Miñana por el premio, que le reconoce una dilatada trayectoria al servicio de la Universidad de Murcia.

Finalmente, en este capítulo de felicitaciones, no puedo dejar de referirme a los nuevos profesores que hoy ingresan en el claustro de la Universidad. Sólo les puedo dar mi enhorabuena sincera y desearles lo mejor en esta tarea apasionante y difícil como es la enseñanza y la investigación. Entran a formar parte de una institución que aúna historia, tradición, progreso e innovación. Hoy reciben el testigo de sus profesores y maestros, por lo que les deseo, con toda mi alma, que sepan transmitir a sus alumnos, no sólo conocimientos, sino también los valores y el espíritu del trabajo, del esfuerzo, del trabajo solidario y en equipo, de la verdad, de la responsabilidad  y de la crítica.

En la sociedad del conocimiento nos hacen falta ciudadanos formados técnica y científicamente, pero también personas capaces de transmitir confianza y credibilidad a sus semejantes. Adelante y buena suerte.

Queridos Rectores, Señoras y señores, amigas y amigos.

Permítanme  que vuelva al principio de mi intervención, porque la iniciativa de hoy de las dos Universidades públicas, constituye un hito que hará historia y, como bien han explicado los rectores Cobacho y Faura, se trata de visualizar y reflejar una alianza de esfuerzos, trabajo y voluntades de las dos Universidades para incrementar sus fortalezas de cara a un proyecto de carácter estratégico, que puede hacer de nuestras Universidades públicas, en un campus suprarregional y sumados otros centros de investigación, tecnológicos y con empresas, una referencia internacional en el ámbito de la biomedicina, agroalimentación, industria alimentaria, naval y del mar, entre otros, si bien este compromiso va más allá de este proyecto, tal como nos han dicho.

Las dos Universidades han sellado una alianza estratégica para la consecución del Campus de Excelencia Internacional “Mare Nostrum 37/38”, que supondrá un avance decisivo para el sistema de ciencia y conocimiento de la Comunidad Autónoma y contribuirá, de manera especial, a la modernización y al cambio productivo de la Región de Murcia, impulsando la creación de empleo, la transferencia de tecnología, la innovación empresarial y, lo más importante, permitirá atraer a nuestra Región a profesionales, investigadores y estudiantes de otros países, promoviendo, además, la internacionalización de nuestro sistema regional de I+D+I.

Estamos ante una oportunidad única -con incidencia directa en la mejora del bienestar de los ciudadanos -de creación de un polo de excelencia científica internacional en esta parte del Mediterráneo. Un espacio abierto que aglutina a las dos Universidades públicas, pero también a los centros de investigación y tecnológicos, a los Parques Científico y Tecnológico, y al reciente campus de Lorca, pasando por el Gran Hospital de la Arrixaca y demás hospitales públicos de la Región, junto con las empresas de base tecnológica y las más innovadoras de los sectores implicados.

Hay que felicitar a las dos Universidades públicas por este trabajo conjunto, por su generosidad, por su visión de futuro y por su espíritu de Región, por renunciar a ventajas particulares para conseguir el éxito compartido. Permítanme que cite de nuevo a otro padre de la Unión Europea, Jean Monnet, cuando en sus ‘Memorias’ recuerda lo que dijo a sus interlocutores en las primeras reuniones de la forja europea: “No estamos aquí para negociar ventajas, sino para buscar nuestra ventaja en la ventaja común”.

Las dos universidades públicas de nuestra Región comprendieron el valor y la fuerza de la unión, pero también de la solidaridad y del compromiso y consiguieron el apoyo para este proyecto de las organizaciones sociales y económicas y de las Administraciones públicas.

Desde el primer momento, el Gobierno Regional, a través de la Consejería de Universidades, Empresa e Investigación, ha participado activamente y, por tanto, alentado esta iniciativa, así como manifestado su compromiso presente y futuro para su puesta en marcha y desarrollo.

Un proceso que exigirá coordinar esfuerzos, propiciando reuniones con las autoridades ministeriales, transmitiendo al Gobierno de España que no se trata de una iniciativa exclusivamente universitaria, sino que su trascendencia social, económica y científico-tecnológica va mas allá del espacio académico, más allá de las fronteras regionales, y que contribuirá a resolver los principales retos de la Cuenca del Mediterráneo en los ámbitos de la bioeconomía basada en la biomedicina, industria alimentaria y agroalimentación, la calidad de vida y las tecnologías aplicadas al ámbito sanitario, naval y del Mar.

Reitero hoy, nuevamente, el apoyo del Gobierno Regional a este ilusionante proyecto y que estaremos en todo momento al lado de nuestras universidades a la hora de exponer y transmitir la trascendencia y significación del Campus “Mare Nostrum 37/38”, un proyecto de Región, que va a incidir en el incremento de la competitividad y en la cohesión económica y social de la Comunidad Autónoma.

Con esta y otras iniciativas nos encontramos ante una Universidad nueva, una universidad renovada académicamente, que ha culminado su adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior y que afronta con decisión el cambio y los nuevos retos, en unos momentos sumamente complicados por el impacto reiterado de la crisis económica.

El esfuerzo conjunto de universidades y administraciones ha hecho posible cumplir con el objetivo del Proceso de Bolonia. A día de hoy, las Universidades de nuestra Región, y todas las del resto de España, han adaptado o transformado sus titulaciones a la nueva ordenación universitaria. Ha sido un esfuerzo ingente de todos, por lo que nos tenemos que felicitar, pero mentiría, señoras y señores, si les dijese que no estoy preocupado por el futuro inmediato.

Los Rectores acaban de demandar los recursos necesarios para afrontar estos cambios, y lo hacen desde su responsabilidad como gobernantes de sus respectivas Universidades. Como Presidente del Gobierno de la Comunidad Autónoma, el principal organismo financiador de la Universidad, recae sobre mi persona la obligación de dar respuesta a esas demandas, y lo tengo que hacer desde la responsabilidad y el realismo.

Hasta ahora, con imaginación y mucho esfuerzo, hemos intentado y conseguido que el impacto de la crisis económica minimizara sus efectos en los ámbitos de la formación superior y la I+D+i. El Acuerdo de Financiación de las Universidades Públicas y sus Adendas complementarias ha venido garantizando las cifras de financiación, hasta situar a nuestras universidades públicas entre las mejor financiadas en cuanto a su funcionamiento general y las primeras de España en cuanto a financiación de inversiones por alumno y profesor; pero hoy la realidad se impone.

Los ingresos de las administraciones públicas se han reducido; la actividad económica se ha ralentizado y la lucha contra el desempleo ha pasado a ser la principal preocupación. Todo ello, junto a un crecimiento exponencial de la deuda de España y una política errática y equivocada, del Gobierno de España, está haciendo que el impacto de la crisis económica global, sea más contundente en España que en el resto del mundo, donde ya se atisban signos de recuperación.

Ello está incidiendo en la financiación y en la economía de las Comunidades Autónomas, que nos vemos obligadas, unas más que otras, a repercutir los ajustes en las distintas políticas públicas, de ahí la necesidad ineludible de priorizar actuaciones y de planificar inversiones con realismo y responsabilidad.

Hoy más que nunca, les pido a las Universidades que continúen con ese compromiso de responsabilidad y de priorización, y también de generosidad y de solidaridad, pero deben de saber que sus proyectos estratégicos, como el Campus de Excelencia “Mare Nostrum” o el campus de Ciencias de la Salud de la Universidad de Murcia y la nueva Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Cartagena van a seguir recibiendo la financiación acordada.

Las demás previstas deben priorizarse y planificarse en el tiempo. Se llevarán a cabo, no tengan la menor duda, una vez superadas las dificultades, porque también deben conocer que la Comunidad Autónoma afronta con fondos propios el 89 por ciento de la dotación prevista para inversiones universitarias, al descender la financiación vía Fondos Estructurales FEDER al 11 por ciento. Otro escollo que hay que añadir a los ya expuestos anteriormente.

La financiación universitaria nos preocupa a todos, y nos vamos a seguir ocupando de ella. Una vez culminada la primera fase de la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, centrada en el marco académico, tienen que producirse nuevos cambios en este proceso de transformación de la Universidad, por lo que hay que abordar otros aspectos tales como la gobernanza o la financiación.

En este sentido, constituye un primer paso el Documento de Financiación Universitaria de la Conferencia General de Política Universitaria, de abril de 2010, en el marco de la estrategia del Gobierno “Universidad 2015”, y en el que hemos aportado ideas las Comunidades Autónomas.

Todos estamos de acuerdo en que el nuevo esquema de financiación debe responder a objetivos de suficiencia, equidad y eficiencia para hacer de las universidades un motor del crecimiento económico y del empleo, con un impulso a la política de becas, el fomento de la investigación y de la transferencia de tecnología, y la cooperación empresarial, como generadores de ingresos.

Recientemente, se ha celebrado en la Universidad de Murcia una reunión de expertos europeos de más de 10 países, con la colaboración  de los Ministerios de Educación y de Ciencia e Innovación sobre la financiación de la investigación en la Universidad, donde se han aportado indicadores para diseñar en el futuro los mecanismos de esa financiación.

En nuestra Comunidad Autónoma iniciaremos, durante el próximo año, los trabajos para un nuevo Acuerdo de Financiación de las Universidades Públicas de la Región, y les puedo asegurar que quedarán dotadas de la suficiencia financiera, como hasta ahora en el cómputo global 2007-2011, para el cumplimiento de sus amplias funciones.

Es evidente que nuestra pretensión continuara siendo la de garantizar una financiación básica para funcionamiento general, previo estudio de las necesidades y de las plantillas actuales, primando la colaboración interuniversitaria, impulsando los estudios de Máster y Doctorado, fomentando la calidad diferenciadora y optimizando al máximo los recursos disponibles.

Se establecerá, de acuerdo con las universidades, un plan de inversiones para construcción y equipamiento de infraestructuras docentes e investigadoras, priorizado de acuerdo con las previsiones contenidas en sus planes estratégicos. Y es nuestra intención apostar por que una parte de esta financiación esté ligada al cumplimiento de objetivos, con indicadores de docencia, investigación y gestión, primando la eficiencia, el ahorro y la sostenibilidad, pero también la cooperación con las empresas o la inserción laboral de titulados.

Será, en este caso, una financiación competitiva, no obligatoria, que incidirá en la competitividad de cada universidad. Igualmente se estudiarán posibles mecanismos de nivelación y un fondo de reserva para situaciones sobrevenidas que, de no emplearse, podría distribuirse entre las dos universidades públicas con criterios objetivos y de resultados, al final del período.

Este es un punto de partida para negociar con las universidades, y estoy seguro de que llegaremos a acuerdos beneficiosos para todos y, en especial, para una mejor formación de nuestros ciudadanos.

En este campo de la financiación universitaria, esperamos y deseamos que el Gobierno de España sea sensible con las universidades y cumpla sus reiteradas promesas, contribuyendo a la financiación de una universidad nueva, que precisa del apoyo de todos para cumplir la función social y formativa que desempeña.

Seguiremos solicitando ese apoyo al Gobierno y también para el fomento de la I+D+i, la otra función clave de la universidad. En este sentido, les anuncio la puesta en marcha, a partir del próximo año 2011, del nuevo Plan Regional de Ciencia y Tecnología 2011-2014, basado en nodos tecnológicos en torno a áreas prioritarias alineadas con el VII programa Marco de la Unión Europea, que primará la alineación de objetivos, la cooperación pública-privada empresarial, la internacionalización, la diversificación ordenada de nuestra economía y la focalización de recursos hacia áreas prioritarias y/o aquellas que aportan mayor valor añadido y conocimientos adquiridos.

Al hilo de esto, incidiré, una vez más, en la Internacionalización como objetivo prioritario de nuestra economía y, por tanto de nuestro sistema de Ciencia y Conocimiento. Las Universidades, los centros de investigación o los centros tecnológicos de la Región, junto con nuestras empresas, van a ser referencias a exportar al extranjero y ejercerán también como polo de atracción.

Serán la carta de presentación de una Región dinámica y en transformación. Me refiero a una Internacionalización integral, en la que tenemos puestas grandes esperanzas para desarrollar la movilidad, exportar y atraer a profesionales y técnicos, fomentar las redes científicas y empresariales y conseguir que más empresas extranjeras, en especial las de base tecnológica, se instalen en la Región.

Queridos Rectores, Señoras y señores, amigos y amigas, no quisiera cansarles con proyectos o iniciativas que van a repercutir en nuestras universidades, ni olvidarme del nuevo Campus de Lorca, que abrirá sus puertas en los próximos días y que será un complemento indispensable al gran campus de Ciencias de la Salud de la Universidad de Murcia, integrado también en el proyecto estratégico del campus de excelencia internacional “Mare Nostrum”.

La universidad pública se expande, llega a más ciudadanos, y eso hay que agradecérselo al compromiso y al esfuerzo, no sólo del Gobierno Regional, que materializó la iniciativa conjunta de la Asamblea Regional financiando y liderando el proyecto, sino también, de las propias Universidades públicas. A ellas dirige su agradecimiento el Gobierno Regional

Reitero mi felicitación a las universidades de Murcia y Politécnica de Cartagena, a sus rectores y equipos de Gobierno y a todos los miembros de su comunidad universitaria, a los equipos de la Consejería que también han participado, por esta iniciativa conjunta de hoy, que se prolongará el próximo curso en la Politécnica de Cartagena, a las orillas de ese Mar Mediterráneo con el que, acertadamente, han denominado el proyecto de campus de excelencia internacional, que vamos a seguir apoyando hasta su consecución.

Al igual que vamos a seguir aplaudiendo y apoyando todas las acciones de cooperación interuniversitaria, porque este es el camino para el futuro de nuestro sistema regional de formación superior.

Finalmente y para terminar, sólo me resta transmitir unas palabras de ánimo a los nuevos estudiantes que acceden este curso a la universidad y a los que siguen formándose en sus aulas y laboratorios, y a sus familiares más directos, por el esfuerzo, a veces sacrificio, que comporta para la familia la formación de sus hijos. A todos ellos, mis mejores deseos, así como a los profesores, por ejercer el maravilloso oficio de enseñar.

Enhorabuena al equipo organizador de esta sesión académica por su excelente trabajo, como enhorabuena también a la Coral Kodaly, que ha solemnizado con extraordinaria calidad esta sesión que aquí concluye.

 

© Todos los derechos reservados.
Comunidad Autónoma de la Región de Murcia
Marca Región de MURCIA