Consejo Jurídico de la Región de Murcia
  Dictamen   
 
.EN TIPO_DICTAMEN (09 RECLAMACIONES POR RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL )
Anterior Dictamen Siguiente Dictamen
TEXTO_DICTAMENEn lo que se refiere a la existencia de un daño efectivo, individualizado y evaluable económicamente, este Consejo Jurídico considera que ha quedado acreditado, de acuerdo con el parte del Servicio de Urgencias del Hospital Virgen de la Arrixaca, con la declaración del compañero de trabajo y con el historial médico de x., que la interesada sufrió un esguince de tobillo de grado II el 12 de febrero de 2007, cuando accedía al recinto del aparcamiento de personal, y se cayó en una franja existente en el asfalto, junto al paso de cebra de acceso al citado aparcamiento.
Sin embargo, por el hecho de que la caída se haya producido dentro del recinto hospitalario no cabe colegir automáticamente que la lesión traiga causa directa de un funcionamiento, normal o anormal, imputable a la Administración regional. No puede olvidarse que para que el instituto de la responsabilidad patrimonial despliegue sus efectos, resulta imprescindible la existencia de un nexo causal entre la actuación de la Administración y el resultado lesivo o dañoso producido, ya que, tal como ha señalado el Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso Administrativo, entre otras en su sentencia de 5 de junio de 1998, “la socialización de riesgos que justifica la responsabilidad objetiva de la Administración cuando actúa al servicio de los intereses generales, no permite extender dicha responsabilidad hasta cubrir cualquier evento por el mero hecho de que se produzca dentro de sus instalaciones cuando ni éstas constituyen un riesgo en sí mismas ni sus características arquitectónicas implican la creación de tal situación de riesgo”.
En el presente supuesto, acreditada la existencia de un hundimiento (franja según el técnico o hueco según la reclamante) en el asfalto, como acreditan las fotografías, y que la caída se produjo en dicho lugar, ello permite sostener a la interesada la existencia de relación de causalidad del funcionamiento del servicio público con el daño alegado; frente a ello, la Administración ha probado en el presente caso la ruptura del nexo causal, conforme a la doctrina del Tribunal Supremo (por todas, Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo, de 9 de marzo de 1998), en virtud de la cual, por el carácter objetivo de la responsabilidad administrativa, es a la Administración a la que corresponde acreditar circunstancias tales como la fuerza mayor, el dolo o la negligencia de la víctima o, en general, todas las que conlleven la ruptura del nexo causal.
En tal sentido, se recoge en la propuesta de resolución: “habría un elemento esencial que rompería el nexo de causalidad, y es el propio comportamiento de la x., al cruzar por un lugar no habilitado normativamente para peatones, de forma que si la misma hubiese caminado por la acera y hubiese cruzado por lugar habilitado para el paso de peatones, no se hubiese producido el accidente, existiendo, por tanto, culpa exclusiva de la reclamante.
En efecto, el informe emitido por el Coordinador de Ingeniería del Hospital Virgen de la Arrixaca destaca (folio 20), como reconoce la propia interesada en su escrito de reclamación (“hueco no señalizado que había en el asfalto, junto al paso de cebra”), que dicha franja en el asfalto no corresponde a la zona de tránsito peatonal, pues la acera (según se observa en la foto que acompaña), está en perfecto estado, y el hundimiento se encuentra exterior al paso de peatones, aunque el testigo haya declarado que se encontraba en el mismo, contradiciendo la versión de la reclamante y del técnico ya citada.
A lo anterior, se suma la circunstancia de que a la hora en que se produjo la caída (15 horas) existía suficiente visibilidad para distinguir la franja existente del paso de peatones, como se aprecia en las fotografías que obran en el expediente.
Por ello, este Órgano Consultivo coincide con el parecer de la instructora en que el comportamiento de la reclamante, al cruzar por un lugar no apropiado en vez de utilizar la franja de peatones, implica la ruptura del nexo causal, con independencia de reconocer que la falta de señalización de la citada franja podría suponer un riesgo en horas nocturnas, pero no con plena visibilidad.
En igual sentido se pronuncia la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia, Sala de lo Contencioso Administrativo, de 14 de diciembre de 2007, cuando la conducta del accidentado rompe el nexo causal erigiéndose en la desencadenante objetiva del percance:
Pero al no haber utilizado la actora el paso de peatones, que según la prueba testifical estaba a unos 1,80 metros, incurrió en una conducta cuando menos imprudente y asumió lo que la doctrina entiende en lo referente a la responsabilidad objetiva, como teoría del riesgo aceptado, “incremento del riesgo, asunción del propio riesgo y de la confianza”, dentro del riesgo general de la vida (STS de 21-10-05). Y en este sentido Sentencias de 26-2-03 y 31-5-03 de esta Sala y Sección, la última nº. 987/07, de 14 de noviembre de 2007”.
También la Sentencia del mismo Tribunal y Sala, de 28 de noviembre de 2007:
la foto que se exhibe corresponde al lugar de la caída que confirman el hecho de la caída el día y hora indicado. Y que demuestran que efectivamente la calzada no se hallaba en las condiciones de seguridad deseables, al tener un hueco muy significativo, y en el lugar donde tuvo lugar la caída (…).
Pero también lo es, que el actor no cruzó por el paso de peatones, pese a estar a escasos metros y en perfectas condiciones, como se aprecia en las fotografías aportadas, y que iba hablando y distraído por lo que el accidente fue al cruzar por un lugar inadecuado y de forma distraída, y al no utilizar el recurrente el paso de peatones asumió lo que la doctrina entiende en lo referente a la responsabilidad objetiva como teoría del riesgo aceptado (…).
Por último, la reclamante no ha concretado la cuantía indemnizatoria reclamada, lo que también aboca a la desestimación de la presente reclamación.
En atención a todo lo expuesto, el Consejo Jurídico formula la siguiente

CONCLUSIÓN
ÚNICA.- Se dictamina favorablemente la propuesta de resolución, al no concurrir en el presente supuesto los elementos determinantes de la responsabilidad patrimonial.
No obstante, V.E. resolverá.
Anterior Página del Dictamen
Nueva Consulta    Ver Consulta
 
volver